2869 LH mar 26 - p4y5 Repor 24h para el Señor

“24 horas para el Señor”: un regalo de Dios para ti y para mí

Parece que no, pero en la calle no se escucha del todo bien. Cuando vamos caminando con alguien y hablamos, parece que nos tengan que gritar para poder entender. Y a veces intentamos hablar con nosotros mismos, pensar en cosas determinadas, y cuando nos damos cuenta, estamos pensando en otras muy distintas, que nada tienen que ver con lo que nuestra voluntad ha marcado. ¿Por qué si quiero pensar en lo que vamos a hacer mi familia y yo estas vacaciones de Pascua acabo pensando en la lista de la compra? ¿O cuando quiero pensar en lo que voy a jugar con mi hijo cuando llegue a casa acabo pensando en el trabajo que tengo que hacer mañana? Leer más

lamentation-over-christ-1441

Llamada al hombre

La paradoja nórdica. Es un término acuñado por los sociólogos y psicólogos sociales para referirse al sorprendente nivel de violencia contra las mujeres en sociedades donde reina el mayor grado de igualdad. Los investigadores reconocen que no han encontrado aún respuestas a este fenómeno. Pero el gobierno sueco ya ha organizado un programa educativo para hombres jóvenes. Parece, pues, que no todo se soluciona con porcentajes paritarios, por importantes que sean. Parece que un factor esencial es el concepto que tenga de si mismo el varón. Y no es fácil, porque esa imagen se ha difuminado. Leer más

2867 LH mar 12 - p12 Entrevista Josemi

“Los jóvenes son el futuro y la esperanza de la Iglesia y de la sociedad”

ENTREVISTA – José Miguel Sala, Delegado diocesano de Infancia y Juventud

El pasado viernes, 3 de marzo, el Obispo, junto con la Delegación de Infancia y Juventud de nuestra Diócesis, organizaron una Vigilia de jóvenes para iniciar la Cuaresma. Más de 300 jóvenes llenaron la cripta de Santa María en este encuentro, donde se les repartió el mensaje del Papa Francisco para este tiempo previo a la Pascua, así como la carta que el Pontífice dirige a los jóvenes con motivo del Sínodo de Obispos que se celebrará en 2018, cuyo tema será: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Leer más

2865 LH feb 26 - p6 Visita Pastoral lAlcora

El Obispo finaliza hoy su Visita Pastoral en l’Alcora

Desde hace más de un mes, el Obispo, don Casimiro López Llorente, está llevando a cabo la Visita Pastoral del Arciprestazgo de Lucena del Cid. A día de hoy, ya ha visitado las parroquias de Cortes, Zucaina, Ludiente, Castillo de Villamalefa, Villahermosa y l’Alcora, el mayor núcleo urbano, que comenzó a visitar el pasado viernes y finaliza hoy. Leer más

2867 LH mar 12 - p11 prin Vigilia jóvenes

Más de 300 jóvenes oran juntos para iniciar la Cuaresma

“Venid a mí. Yo os aliviaré”. Dos pancartas proclamaban este tema de la Vigilia de jóvenes para la Cuaresma 2017, bajo el altar de la cripta de Santa María el pasado viernes, 3 de marzo. Y es que la respuesta de los jóvenes de la Diócesis de Segorbe-Castellón a la llamada del Obispo, don Casimiro López, y la Delegación de Infancia y Juventud fue por todo lo alto: más de 300 acudieron a la capilla para rezar juntos en este inicio de Cuaresma. Leer más

2866 LH mar 5 - P8 Entrevista Amparo Romeu

“Mi hija es un taller de amor”

ENTREVISTA – Amparo Romeu, madre de Judith María, que tiene Síndrome de Down.

 

Amparo Romeu es esposa y madre de familia numerosa. Su marido, Javier, y ella tienen cinco hijos en el cielo y cuatro en la Tierra. La última, Judith María, tiene cuatro años, Síndrome de Down y parálisis cerebral. A sus seis meses de vida, le detectaron Síndrome de West, tenía convulsiones diarias, dejó de hacer todo lo que hacía y no reaccionaba a ningún estímulo. Así ha sido hasta hace un año, gracias a que un médico ‘acertó’ con la medicación que debía tomar.

¿Qué es Judith María para la familia?

Es una bendición y un regalo de Dios. Ella es la alegría de la casa cada vez que sonríe y hace un progreso (Judith María, a causa del Síndrome de West, dejó de sonreír, de moverse, de coger cosas, y de hacer todo lo que podía hacer. Estaba ausente completamente). Sin ella, nuestra familia no sería lo que es. Es un signo de elección de Dios. Leer más

Pluma

En Cuaresma, oración, ayuno y limosna

Queridos diocesanos:

La Cuaresma es tiempo de gracia y de salvación; es un tiempo fuerte de escucha de la Palabra de Dios, que nos llama a la conversión de mente y corazón a Dios, de reconciliación con Dios y los hermanos, de recurso más frecuente a “las armas de la penitencia cristiana”: la oración, el ayuno y la limosna (cf. Mt 6, 1-6; 16-18). Estos son los santos medios que nos proponen Jesús y su Iglesia para intensificar la vida del espíritu en este tiempo cuaresmal, como nos recuerda el papa Francisco.

Dios es misericordia. En su Hijo Jesucristo, la misericordia encarnada de Dios, Dios nos espera siempre, sale a nuestro encuentro, se hace cercano a todos los hombres y nos reconcilia consigo, con los demás y con la creación. En la persona de Cristo, Dios no deja de llamarnos e invitarnos a recuperar o intensificar la amistad con Él. Tan sólo tenemos que responder a sus invitaciones y abrirle nuestro corazón, para recuperar nuestra amistad con Dios, ser perdonados, reconciliados y sanados. La oración, el ayuno y la limosna son los  medios que nos llevan a este encuentro salvador con Dios. Ese triple ejercicio nos ayuda a que el paso de Dios por nuestras vidas no sea en vano. Es verdad que la oración, el ayuno y la limosna son acciones bien conocidas por todos nosotros. Pero ¿las hacemos y las hacemos bien?, ¿las hacemos simplemente porque están mandadas?, y ¿sabemos ir más allá del puro formalismo?

La oración es estar con Dios. Como dice Sta. Teresa de Jesús, la oración no es otra cosa “sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. Y “tratar de amistad” y “tratar a solas” implica buscar estar a solas con Aquél que sabemos nos ama”. Quien está a solas y en silencio con Dios, se deja hablar e interpelar por Él. Dios nos habla de muchas maneras: a través de las personas, de los pobres, de los acontecimientos, pero sobre todo y de modo especial por su Palabra: por su Hijo, Jesús, que es la Palabra encarnada, y por su Palabra escrita, contenida en la Sagrada Escritura que nos llega en la tradición viva de la Iglesia. La oración personal es una práctica vital para nuestra vida espiritual; es como la respiración de nuestra alma. Si nos falta la oración, la muerte de nuestra alma está asegurada. Sería bueno proponernos para esta cuaresma momentos precisos de oración, a poder ser al comienzo de cada jornada, antes de cualquier otra acción, sirviéndose del Evangelio del día. Tonificados por la oración, el día y el trabajo, nuestras relaciones en la familia, en el trabajo o en el ocio serán distintas.

Junto a la oración, el Señor nos propone el ayuno durante todo el tiempo cuaresmal y no sólo en los días establecidos por Iglesia; a saber, el ayuno el miércoles de ceniza y el Viernes santo y la abstinencia de comer carne, todos los viernes de Cuaresma. Hemos de ayunar no sólo de alimentos materiales, sino también de todo aquello que bloquea o dificulta nuestra apertura a Dios y al hermano necesitado y engorda nuestro egoísmo; ayunar de todo aquello que potencia los vicios, las pasiones, las ataduras a las cosas y el egocentrismo. Hemos de ayunar, en definitiva, de todo aquello que mata nuestro amor a Dios y a los hermanos.  Ayunar es autocontrol, negación de sí mismo, ascesis, renuncia a las cosas superfluas, incluso a lo necesario, para que su fruto redunde en ayuda a los más necesitados. En un mundo dominado por el consumo y el afán del dinero, que potencia el endurecimiento del corazón ante tanta pobreza y sufrimiento, necesitamos ayunar. Y hemos de hacerlo para ayudar a los necesitados. El ayuno de los ricos debe convertirse en alimento de los pobres y los pobres en alimento de los ricos.

Junto a la oración y al ayuno, el Señor nos propone el ejercicio de la limosna, que se expresa en las obras de caridad  hacia a los más necesitados de cerca o de lejos Hemos de saber compartir nuestro dinero; pero también nuestro tiempo y nuestra preocupación activa por el bien del otro, Necesitamos aligerar nuestras mochilas para recorrer con presteza el itinerario cuaresmal. Así llegaremos llenos de alegría a la meta de la Pascua.

Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

2865 LH feb 26 - p8 E Jose María Yanguas

“Las cosas que no se desean, no se viven bien”

ENTREVISTA – Mons. José María Yanguas, obispo de Cuenca

Mons. Yanguas ha dirigido los ejercicios espirituales para sacerdotes en febrero, en los que han participado más de 40 presbíteros. Una experiencia muy enriquecedora a las puertas de la Cuaresma que el obispo de Cuenca propone para todos los fieles.

¿Qué son unos ejercicios espirituales?

Unos días de encuentro con el Señor, de diálogo con Él, y también de examen mirándose en el rostro de Cristo. El cristiano es otro Cristo por el bautismo, pero de vez en cuando necesita mirarse en el espejo y darse cuenta que ya no reproducimos la imagen del Señor. Entonces, los ejercicios ayudan a corregir las desviaciones que se van dando en la vida. Leer más

2865 LH feb 26 - p7 Vigilia jóvenes

El Obispo invita a los jóvenes a la Vigilia de este viernes

El Obispo, don Casimiro López Llorente, junto con la Delegación Pastoral de Infancia y Juventud, invita a todos los jóvenes a acudir a la Vigilia diocesana el próximo viernes, 3 de marzo, a las 21h en la Concatedral de Santa María de Castellón. Especial atención al cambio de día, porque inicialmente estaba prevista para el 10 pero finalmente será el día 3 de marzo. Esta Vigilia, junto con la celebración del Miércoles de Ceniza, el próximo 1 de marzo, marca para los jóvenes el inicio de la Cuaresma, cuyo lema es “La Palabra es un don. El otro es un don”.

Durante esta Vigilia, se hará entrega del mensaje de la Cuaresma, así como de la carta del Papa Francisco dirigida a los jóvenes con motivo del Sínodo de Obispos que se celebrará en 2018, cuyo tema será: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

Con esta acción, el Obispo invita a todos los jóvenes a trabajar con dedicación y tacto estos documentos en sus parroquias y a elaborar propuestas y conclusiones que, más adelante, tendrán la oportunidad de hacérselas llegar al Obispo para ayudarlos a discernir sobre sus vocaciones.