Artículos relacionados

Wiki-ecclesia: el sentido de las palabras PDF Imprimir E-mail
Publicar en tu facebook

Las palabras pueden ser reveladoras y creadoras de comunión, o oscuras y barreras entre las personas. Por eso es necesario saber qué significado se les da. Las palabras de la Iglesia contienen una buena noticia para el mundo. Por eso es necesario explicarlas.

-         Apocalipsis: Significa revelación, y no tiene un significado amenazador, catastrófico ni terrorífico. Es el nombre del último libro de la Biblia, escrito hacia el año 95 d.C. Su género literario es el apocalíptico, muy utilizado del siglo II a.C. al I d.C. Describe la historia por medio de llamativas imágenes y se mueve en visiones grandiosas relativas sobretodo a los tiempos finales, en los que ve la victoria de Dios y de los buenos.

-         Caridad: Amor sobrenatural, infundido en nosotros por el Espíritu Santo (cf. Rom 5,5). La caridad (de carus = de gran valor) es la única virtud que permanece hasta el más allá (cf. 1 Cor 13,8). No solo es la primera de las virtudes, sino que es de un orden distinto, superior. En el orden de lo definitivo, las demás valen únicamente en cuanto ayudan al incremento de la caridad o están informadas por ella. No se identifica con hacer limosna, y su traducción en latín da nombre a la entidad de ayuda de la Iglesia: Caritas.

-         Castidad: Virtud que consiste en el dominio y ordenación del apetito sexual. Según el estado de las personas, se distinguen la castidad de los sacerdotes, castidad matrimonial, castidad consagrada. Se habla de castidad consagrada en particular refiriéndose a la que los religiosos practican por votos, cuya razón de ser es practicarla como medio de cultivar un amor más desinteresado hacia Dios y hacia el prójimo.

-         Cielo: Esta expresión bíblica no significa un lugar [“el espacio”] sino una manera de ser; no el alejamiento de Dios sino su majestad. Dios Padre no está “en esta o aquella parte”, sino “por encima de todo” lo que puede el hombre concebir acerca de la santidad divina. (cf. CIC 2794)

-         Confesión: 1. Proclamación pública de la propia fe. 2. La parte del sacramento de la reconciliación en la que se reconoce la propia culpabilidad de una manera externamente manifestada.

-         Confirmación: Segundo sacramento de la iniciación cristiana que nos infunde el Espíritu Santo como a los discípulos el día de pentecostés, con el fin de hacernos más semejantes a Cristo y fortalecernos para el testimonio cristiano y para edificar la Iglesia. La confirmación no se “toma”, sino que se recibe o se celebra.

-         Conversión: Vuelta, cambio. Acción por la que quien no conocía a Cristo se vuelve hacia él, o por la que quien se separó de él por el pecado retorna a su amistad. Implica un cambio de mentalidad y de dirección en el objetivo del vivir.

-         Corazón: Lugar donde la cultura universal sitúa los afectos y sentimientos. La tradición espiritual de la Iglesia también presenta el corazón en su sentido bíblico de "lo más profundo del ser" "en sus corazones" (Jr 31,33), donde la persona se decide o no por Dios. (cf. CIC 368)

-         Cruz: Instrumento de suplicio que los romanos empleaban para ejecutar la pena capital del modo más cruel e ignominioso a modo se escarmiento. Por otra parte, puesto que desde ella Cristo pasó a la gloria de la resurrección, la cruz es asimismo signo de victoria. Por eso en el cristianismo se reproduce por doquier. Cuando sobre la cruz se coloca la imagen de Cristo, llamamos al conjunto crucifijo.

-         Evangelizar: Proceso total mediante el cual la Iglesia, pueblo de Dios, movida por el Espíritu, anuncia al mundo el evangelio del reino de Dios, da testimonio entre los hombres de la nueva manera de ser y de vivir que él inaugura, educa en la fe a los que se convierten a él, celebra en la comunidad de los que creen en él (mediante los sacramentos) la presencia del Señor Jesús y el don del Espíritu, e impregna y transforma con su fuerza todo el orden temporal. Tiene tres etapas sucesivas: la acción misionera con los no creyentes, la catecumenal con los recién convertidos, y la pastoral con los fieles de la comunidad cristiana.

-         Hombre: Hace referencia a la humanidad y no solo al varón. Varón y mujer son, con la misma dignidad, "imagen de Dios". En su "ser-hombre" y su "ser-mujer" reflejan la sabiduría y la bondad del Creador. (cf. CIC 369)

-         Hostia: Víctima que se ofrece en sacrificio. Hoy designa el pan de trigo y ácimo (sin levadura) que se emplea en la misa y que, una vez consagrado, es ofrecido en sacrificio.

-         Iglesia: 1. La comunidad religiosa fundada por Cristo que, animada por el Espíritu Santo, continúa su obra en el mundo. La palabra significa convocación, reunión, asamblea. 2. Iglesia significa también el templo donde la comunidad se reúne para sus celebraciones. Del significado vivo de asamblea se pasó a designar el lugar. 3. Iglesia particular. Otro nombre de diócesis.

-         Infierno: Literalmente significa lugar inferior, pero no se refiere a un espacio físico, sino a un estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y los bienaventurados (cf. CIC 1033). Esa separación de Dios es lo más terrible del infierno y repercute en todo el ser de la persona, dislocada de su centro vital. El fuego no es real, sino imagen del sufrimiento interior.

-         Mandamientos: Para el creyente no son una imposición, sino que “expresan las implicaciones de la pertenencia a Dios instituida por la Alianza. La existencia moral es respuesta a la iniciativa amorosa del Señor. Es reconocimiento, homenaje a Dios y culto de acción de gracias. Es cooperación con el designio que Dios se propone en la historia”. (cf. CIC 2062). Los mandamientos de la Iglesia son cinco y tienen por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo (cf. CIC 2041-2043).

-         Mártir: En griego, “testigo”. En la Iglesia se emplea para designar a quienes han confesado a Cristo hasta morir por él, por su causa.

-         Ministerio: Del latín minister =siervo. Función encomendada  a algunos miembros en la Iglesia para atender a las diversas necesidades pastorales. Hay ministerios ordenados, que son los recibidos por el sacramento del orden (obispo, presbítero, diácono), y ministerios no ordenados, ya instituidos,  como el acolitado y el lectorado, ya encomendados sin esa formalidad, como pueden ser el de catequista u otros que la autoridad eclesiástica de una región establezca.

-         Mística: En sentido general expresa unión interior con Dios. El místico es el que vive en profundidad y de forma habitual la relación con Dios, ampliada desde la oración explícita a toda la vida, que transcurre en contemplación. En el estado místico se siente con mayor claridad que es el Espíritu quien actúa en el interior del hombre y lo transforma a imagen de Cristo. La verdadera mística lleva a la acción y el compromiso.

-         Ordenación: Rito litúrgico por el que se confiere el sacramento del orden. Los religiosos y religiosas no se ordenan, sino que hacen profesión religiosa mediante los votos.

-         Orden, Sacramento del: Sacramento por el que se confiere e un hombre el ministerio sacerdotal “ordenado”. Es el único sacramento que tiene distintos grados: episcopado (que es el originario del que participan los otros dos), presbiterado y diaconado.

-         Padre: No tiene un sentido únicamente biológico. Padre es el que da la Vida en cualquiera de sus dimensiones. Por eso a los sacerdotes se les llama “padre”, y Dios mismo es Padre porque es el autor de la Vida. A veces es necesaria una purificación del corazón respecto a imágenes paternales o maternales, correspondientes a nuestra historia personal y cultural, y que impregnan nuestra relación con Dios. (cf. CIC 2779).

-         Parroquia: Es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral se encomienda un párroco, como su pastor propio, bajo la autoridad del obispo diocesano. La idea básica que fundamenta la parroquia es la conveniencia pastoral, aunque luego se le añadan los aspectos administrativo y jurídico. Se diferencia de las ermitas, basílicas, santuarios, conventos y monasterios.

-         Penitencia: Virtud que consiste en el dolor de los pecados y que conlleva un cambio o conversión de vida. También se dice de los actos penosos con los que se trabaja en reparar los pecados, incluidas las obras que en el sacramento de la penitencia se dan con tal finalidad.

-         Pobreza: 1. En el sentido religioso es el hombre desprendido de los bienes materiales, que vive confiado en el Señor. Es una actitud hecha de humildad y confianza, en ningún caso con sentido negativo. 2. Uno de los tres votos que hacen los religiosos.

-         Purgatorio: Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo. La Iglesia llama purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados.