Articles relacionats

Las monjas agustinas de Montornés celebraron la Fiesta de San Agustín y Santa Mónica PDF Imprimeix Correu electrònic
Publicar en tu facebook
There are no translations available.

altaltalt            

Celebramos en toda la Oden con gran gozo la Solemnidad de san Agustín y de su madre Sta Mónica. En nuestra Comunidad de Agustinas de Benicasim compartimos estas fiestas con los PP Agustinos, sacerdotes, amigos, familiares y vecinos.

El día 27 celebramos Sta Mónica con Vísperas y Eucaristía Solemne. La devoción a esta madre santa va creciendo. Lo que sabemos de Mónica lo sabemos por su hijo Agustín. Nació en Tagaste (Argelia), creció en una casa creyente, se casó a los 20 años con el joven Patricio, pagano, y tuvo tres hijos: Agustín, Navigio y Perpetua. Mónica era la mujer fuerte de la Biblia: sabia, pruedente, trabajadora, reconciliadora. Mónica fue la primera maestra de Agustín y le inculcó en el corazón la idea de un Dios providente, salvador y la vida eterna. Mónica estaba preocupada por la vida espiritual de su hijo, dice Agustín en el libro de Las Confesiones: "mi madre lloraba en tu presencia por mí mucho más de lo que lloran las madres la muerte física de sus hijos", y atribuye su conversión a las oraciones y sacrificios de su madre. Al convertirse Agustín, su madre se une al grupo de amigos conversos, dice Agustín: "se unió a nosotros con atuendo femenino, fe varonil, seguridad de anciana, amor de madre y piedad de cristiana". Sta Mónica sigue siendo un modelo para las mujeres y madres de hoy. Luego de la celebración litúrgica compartimos un ágape fraterno.

El día 28, solemnidad de san Agustín, tuvimos Eucaristía solemne a las 12,30, presidida por D. Joaquín Guillamón, recién nombrado párroco de la Sgda Familia de Castellón y Visitador diocesano de las Monjas Contemplativas de la Diócesis, y concelebrada por varios religiosos Agustinos, PP. Blancos y sacerdotes diocesanos y amigos. Hubo buena concurrencia de fieles, viviendo intensamente la liturgia. Después se compartió una comida fraterna.

En la homilía resaltó D. Joaquín como Agustín, buscador de la Sabiduría, herido por la Palabra de Dios, enamorado de la Verdad, nos invita a tener esa inquietud de búsqueda y a vivir como discípulos de Cristo en Comunidades fraternas, creciendo en comunión, para tener una sola alma y corazón orientados hacia Dios. Así mismo nos invitó a experimentar cada día lo cantado en el Salmo responsorial: "Dichosos los que bien en tu casa, alabándote siempre, Señor".