Artículos relacionados

Un tenor retratando al prelado PDF Imprimir E-mail
Publicar en tu facebook
El retrato de fray Luis Amigó de la Catedral de Segorbe,
de Lamberto Alonso de Godella


P. SABORIT. Delegado de Patrimonio

Amigó estuvo muy presente en la sociedad de su tiempo a través de las parroquias, los movimientos juveniles, su labor en la ayuda y socorro de los necesitados, cartas pastorales y otras publicaciones, la devoción a la figura de María y a su querido Santuario de Nuestra Señora de la Cueva Santa. Nacido el 17 de octubre de 1854, fue religioso Capuchino, obispo de Segorbe (1913-1934) y fundador de las religiosas y religiosos Terciarios Capuchinos. Murió el 1 de octubre de 1934 en Godella, siendo declarado Venerable por el Papa Juan Pablo II el 13 de Junio de 1992. A parte de su reconocida labor en favor de los más desfavorecidos, baste recordar sus esculturas públicas en Valencia y Segorbe, fue destacable su pionera atención al patrimonio cultural de la Iglesia, siguiendo las actuaciones realizadas en la archidiócesis metropolitana de Valencia por el Cardenal Arzobispo Enrique Reig y Casanova (1920-1923). Creó la plaza de Canónigo archivero de la Catedral, estableciendo un acertado nivel de protección a su patrimonio documental, uno de los depósitos más ricos de la región valenciana y referente histórico de nuestra diócesis. También creó hacia 1916 el Museo Diocesano, que pasó a conservar y preservar los más importantes bienes culturales catedralicios y diocesanos.

Amante del arte y amigo de los artistas encargó su retrato a su gran amigo Lamberto Alonso y Torres (Godella 1863- Valencia 1929), gran tenor de ópera que triunfó en España e Italia, y conocido popularmente por su estrenó el Himno de Valencia en la Exposición Regional de Valencia de 1909, dirigido por el maestro Serrano.

Discípulo de Pinazo pocos saben que el gran cantante era discípulo del pintor Ignacio Pinazo. Cuadro suyo es “La viuda del Héroe” pintado para la Exposición Nacional de Pinturas de Madrid, obteniendo la tercera medalla, galardón que repitió en 1899 con su obra “El primer pantalón”, después adquirido por el Estado y conservado en la Biblioteca Nacional. También es suyo el cuadro costumbrista valenciano "Perlas del Campo”, tercera medalla en la Exposición Universal de Pinturas de París en 1899 y conservado en el Ayuntamiento de Cadena. En retratos, ganó numerosos premios con obras como la de Su Majestad el Rey o la del Cardenal Benlloch, componiendo además muchos cuadros de temática religiosa de gran mérito así como de otros géneros, como el precioso cuadro que representa la última noche de Julián Gayarre en el Teatro Real de Madrid, en la que sufrió un ataque que acabó con su vida. Un cuadro suyo, “Los mártires del Japón” estará presente en la próxima exposición de La Luz de las Imágenes, en la sede de la Arciprestal de Vila-real.

Es espléndido su retrato del obispo de Segorbe, óleo sobre lienzo de 110 x 90 cm., firmado en el reverso como "Lamberto Alonso de Godella", y que permanecía anónimo hasta el momento. Cuadro de gran calidad, fue una de sus últimas realizaciones antes de su muerte, el 19 de febrero de 1929, dedicándole su pueblo un magnífico monumento, obra del que había sido su maestro. Actualmente el precioso lienzo, de tres cuartos, vestido de pontifical, perteneciente a la espléndida galería de retratos de obispos de la Catedral de Segorbe y pendiente de restauración, se conserva en la sacristía del templo, junto a los demás prelados de la diócesis del pasado siglo, como un testimonio más de la amistad entre prelado y artista. Todo en él respira la afabilidad del personaje, reflejada en un lienzo por el sensible pincel del gran músico-pintor.