2843 LH sept 25 - p7 Inicio curso

La Diócesis manifiesta con unidad la asunción de los objetivos del curso pastoral

La numerosa participación en la Jornada Diocesana de Inicio del Curso Pastoral ha puesto de manifiesto que los objetivos del Plan Diocesano de Pastoral cuajan en la Iglesia de Segorbe-Castellón. Como declaraba el Vicario de Pastoral, D. Javier Aparici, “hay un ambiente de alegría e ilusión en la tarea que el Señor pone en nuestras manos”. Y ese ha sido el tono del encuentro en el que el presidente de la subcomisión episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida, mons. Mario Iceta, ha desgranado el proyecto pastoral del Papa para la familias a través de la Exhortación Amoris Laetitia.

 

“La pastoral familiar es punto de encuentro de muchas otras áreas”, afirmaba el obispo de Bilbao en el turno de preguntas, y todas, aseguraba, se encuentran en la parroquia, que es “el lugar donde se da todo a todos”. Quedaba así trazado el camino por el que la Diócesis quiere avanzar en este tercer año del Plan Diocesano de Pastoral: familia, acompañamiento de los sacerdotes, vivencia comunitaria y el encuentro con Cristo, “la palabra clave”, en boca del Obispo diocesano.

 

Mons. López Llorente aseguraba en la bienvenida que “si queremos ser misioneros, tenemos que ser discípulos, y solo lo podremos ser en la medida que seamos de verdad cristianos. Es el principio y fundamento. Nadie da lo que no tiene”. Durante la homilía de la misa que clausuraba la jornada, volvía a insistir: “En la eucaristía, el Señor resucitado sale a nuestro encuentro para ofrecernos la luz de su Palabra, que es alimento para cada parroquia y comunidad diocesana. Dejémonos encontrar y empapar por Él”.

 

La consecuencia directa es la evangelización que surge de y, a su vez, construye comunidades vivas: “El encuentro genera la comunidad de testigos del Señor, que es la Iglesia”, afirmaba el Obispo. Esto implica una renovación pastoral ya que “la Iglesia, en nombre de Cristo, debe ejercer un cuidado pastoral sobre todos, también sobre los que participan de modo imperfecto. Hay que extender la mirada y el cuidado más allá de los que ya asisten”, declaraba mons. Iceta citando la Amoris Laetitia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *